Los transportistas valencianos vienen quejándose desde hace varios años de las colas de camiones que hay para acceder al PLV del municipio valenciano de Ribarroja y que les obliga a aguardar durante más de dos horas para poder entrar a cargar o descargar en el depósito de contenedores. 

Hartos de esta situación, Transcont ha convocado movilizaciones el jueves, 21 de marzo, una vez aprobado el calendario de protestas por la organización, para defender «la dignidad del transportista y la seguridad de todos», así como para pedir soluciones a las autoridades competentes.

«El caos que vive el Parque Logístico de Ribarroja ha degenerado en los últimos meses«, según Transcont, «hasta el punto de convertirse, por su mala estructura, en una ratonera en la que los profesionales se ven atrapados a diario durante horas».

Los transportistas, además, ante la incapacidad de llegar a acuerdos con los responsables del PLV y la Generalitat valenciana, tienen previsto realizar acciones de protesta, además del día 21, los días 27 y 28 de marzo, así como los próximos 3 y 4 de abril, de cinco a siete de la tarde, en el entorno del parque logístico valenciano.

Las empresas de transporte que trabajan en esta plataforma reportan, además de los problemas asociados con las largas esperas, el compromiso que supone para el cómputo de los tiempos de conducción y descanso, así como los riesgos de seguridad, la situación que se vive en los accesos al PLV de Ribarroja.