El crecimiento de la demanda global de contenedores de Maersk se reducirá entre un 4% y un 5% a lo largo de 2020 debido a la crisis sanitaria. Es una de las principales conclusiones del grupo danés, que calcula que en 2021 se conseguirá volver a la normalidad, con volúmenes ligeramente superiores a los de 2019.

El Covid-19 ha afectado a todas sus actividades, pero su estrategia les ha permitido obtener unos ingresos sólidos y registrar un incremento del flujo de caja en el tercer trimestre. Al mismo tiempo, han seguido simplificando la organización de la división Ocean & Logistics, y se ha cerrado la compra de KGH Customs Services.

En esta línea, el área de transporte marítimo ha registrado una caída de los volúmenes del 3,6%, mientras los ingresos se han reducido un 3,3% hasta los 20.918 millones de dólares.

No obstante, ha conseguido mejorar su rentabilidad, pasando de los 1.294 millones de dólares de beneficios brutos de explotación en 2019 a los 1.805 de 2020. Esto supone un margen Ebitda del 25,4%, que se ha conseguido gracias a una buena gestión de la capacidad, una reducción de los costes y el incremento de las tasas de carga a corto plazo por el crecimiento repentino de la demanda en algunas rutas.

Durante la pandemia, la prioridad de la naviera ha sido mantener a sus empleados a salvo y continuar ofreciendo sus servicios en todo el mundo. Este sigue siendo su objetivo, especialmente ahora que la demanda ha comenzado a recuperarse parcialmente.

Impacto de la segunda ola

Respecto a la segunda ola, consideran que tendrá un impacto limitado en los volúmenes del transporte marítimo. De hecho, en su caso ha iniciado la recuperación antes de lo esperado a consecuencia del aumento de las ventas del sector retail en Estados Unidos.

En este sentido, poco importa si se aplican o no nuevos confinamientos, puesto que los consumidores están realizando una gran apuesta por el comercio ‘on-line‘. Además, el hecho de que muchos hayan tenido que suspender o cancelar sus vacaciones hace que ahora tengan un mayor presupuesto para este tipo de compras.

Por otro lado, el grupo ha puesto en marcha un programa de recompra de acciones por valor de unos 1.600 millones de dólares, que se extenderá unos 15 meses desde diciembre.