furgonetas reparto distribución urbana vehículos comerciales en una calle de Madrid

La antigüedad media de los vehículos de reparto en la ciudad de Madrid supera los diez años.

En el desarrollo de los proyectos que el nuevo Madrid 360 propone en el ámbito de la distribución urbana de mercancías, el Ayuntamiento de Madrid ha realizado un análisis de situación del funcionamiento del sector, partiendo de la base de que los vehículos de reparto suponen el 10% de los vehículos que circulan en la ciudad.

Así mismo, el gobierno municipal madrileño también estima que el 95% de los vehículos de distribución utilizan diésel como combustible y que su antigüedad media supera los diez años.

Un diagnóstico de la DUM en Madrid

En este estudio destacan algunas conclusiones que extrae el consistorio, como por ejemplo, en lo que respecta a la infraestructura urbana para el reparto se ha detectado que existe una falta de ordenación a nivel urbanístico de los puntos de distribución, lo que genera problemas de impacto especialmente en barrios residenciales.

De igual modo, también se han visto problemas en el uso del aparcamiento, ya que más de 100.000 establecimientos usan la reserva de plazas de carga y descarga, aunque el ratio de establecimientos por cada reserva de plaza es de 13,5.

En este mismo sentido, sólo un 23% de las plazas de carga y descarga están localizados a menos de 50 metros de una reserva de plaza y sólo el 8% de los establecimientos tienen reserva de plaza privada.

Por otra parte, también se echa en falta un modelo de gestión de la logística de distribución que identifique y organice adecuadamente los numerosos agentes y operaciones para cada canal de distribución urbana.

Así mismo, tampoco existe un sistema que permita identificar los vehículos que realizan la carga y descarga. En estas actividades, además, se observan efectos negativos sobre el sector del mal uso que se hace de la actividad de carga y descarga, en un marco de crecimiento de la actividad del e-commerce y una tendencia hacia nuevos modelos de entrega que exigen una adaptación de la operativa a los nuevos requerimientos del comercio electrónico, con cada vez más viviendas convertidas en puntos de reparto.

Medidas de Madrid 360 para la DUM

Así pues, con el fin de mejorar la distribución urbana de mercancías en la ciudad de Madrid, su Ayuntamiento apuesta por optimizar el reparto a través de la creación de puntos de reparto específicos y la regulación de los centros de tamaño medio y pequeño, así como por promocionar los centros de distribución urbana en el anillo entre M-30 y M-40.

De igual modo, el Gobierno municipal también se centra en incentivar la migración a flota limpia a través de ayudas económicas, en optimizar la cadena logística de reparto con la colaboración de los grandes distribuidores, así como en utilizar la tecnología como medio de gestión inteligente de carga y descarga y la optimización de rutas dinámicas.

En cuanto a las líneas de actuación, el Ayuntamiento promoverá la creación de centros logísticos en el centro y micrologística donde se habilite una distribución de última milla a través de vehículos limpios, por ampliar el horario de motocicletas para el reparto en el distrito Centro, así como por impulsar la instalación de taquillas de distribución para entregas de comercio electrónico en los aparcamientos de EMT.

Además, también está previsto analizar la incorporación de nuevos centros de distribución urbana en el anillo entre la M-30 y la M-40, así como usar parte de los aparcamientos gestionados por EMT en el distrito Centro como puntos de distribución urbana de mercancías.

Por otra parte, la capital también establecerá unas líneas de ayuda por valor de diez millones de euros anuales para promover la renovación de las flotas de vehículos de distribución urbana e impulsará en 2020 el lanzamiento de una primera línea de ayuda económica específica dirigida a motocicletas y motos de distribución de mercancías.

El transporte se siente olvidado 

Sin embargo, el transporte madrileño cree que este nuevo plan del Ayuntamiento estima que «no da respuesta a las preocupaciones del sector del transporte de mercancías por carretera de la Comunidad de Madrid», a juicio de CETM-Madrid.

En este sentido, aunque se constatan «avances en favor del sector del transporte de mercancías por carretera», también se señala la inexistencia de «un calendario de renovación de flotas y una ampliación de horarios de carga y descarga viables, realistas y asumibles para el sector».

De igual modo, CETM-Madrid apunta que el plan «tampoco se hace eco de los problemas de los servicios de mudanzas», que verá cómo las prohibiciones de acceso afectan desde el 1 de enero 2020 al 85% de sus vehículos.

En idéntico sentido, ATA, que agrupa a los autónomos de región, también se muestra cautelosamente preocupada «ante la falta de medidas que hagan mención a la situación en la que queda el transporte en Madrid tras la presentación del proyecto Madrid 360″ y explica que el proyecto, «lejos de plantear medidas específicas, abre un horizonte aún más complejo, tanto para el acceso para abastecer las zonas afectadas y en el futuro a la totalidad de la ciudad,  como para el acceso a las ayudas anunciadas por el consistorio destinadas a renovación de flotas», al tiempo que reclama más información a través de una reunión urgente con los responsables municipales de medio ambiente.