Bajo el concepto inicial de que las actividades de producción también forman parte de la ciudad y de las investigaciones desarrolladas a partir de esta idea sobre la coexistencia de viviendas y espacios para la industria, la logística o las industrias en varios sitios de la ciudad de Madrid, el Ayuntamiento ha dado a conocer a primeros de este mes de febrero su Estrategia Urbanística para la Actividad Económica de la capital.

Este documento identifica las principales áreas de oportunidad en Villaverde, Vallecas y Vicálvaro, con los objetivos principales de mantener la actividad ya existente y posibilitar las actividades relacionadas con la nueva economía, al tiempo que se apuesta por generar nuevos nodos urbanos, contribuyendo al reequilibrio territorial y por la hibridación de usos.

En particular, la Estrategia apuesta por convertir Vicálvaro en un nuevo polo logístico.

Las autoridades municipales madrileñas estiman que en este distrito del sureste hay actualmente un predominio de industria productiva ligada a construcción, ingeniería civil y logística, además de usos comerciales al por mayor y alimentación.

Por ello se busca la articulación del área productiva con las zonas residenciales del casco histórico de Vicálvaro y de Valderrivas, la implantación de usos mixtos, mejorar el tejido urbano para favorecer el acceso desde el polígono a la red de cercanías y mejorar la accesibilidad desde la M-45.

El Ayuntamiento defiende que tanto Vicálvaro Norte como Vicálvaro Sur son potenciales lugares para la logística en sus diferentes escalas, al igual que los suelos industriales de Los Ahijones por sus características y ubicación próxima a diversos nudos de comunicaciones de la ciudad de Madrid, especialmente aptas para la logística urbana y el reparto de última milla.

A través de la diversificación de la actividad en diferentes zonas de la capital, el consistorio madrileño pretende avanzar en la definición de una estructura urbana más policéntrica.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px