El anteproyecto de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid modifica un total de 105 artículos sobre el texto vigente, introduciendo cambios sustanciales para la distribución urbana de mercancías.

Así lo ha explicado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad del consistorio madrileño, Borja Carabante, durante un encuentro virtual organizado por UNO, donde ha asegurado que el objetivo es fomentar la sostenibilidad, reforzar la seguridad vial, integrar todos los medios de transporte y favorecer la innovación.

Entre las principales novedades, destaca la regulación de la carga y descarga con un sistema inteligente, que equilibrará el estacionamiento de los vehículos de mercancías.

Asimismo, está prevista la instalación de taquillas en aparcamientos de la EMT para la recogida de productos adquiridos a través del e-commerce.

Entre las medidas más importantes, se encuentra también la restricción progresiva de la circulación a los vehículos que no poseen distintivo ambiental A, con el objetivo de convertir a Madrid en la Zona de Bajas Emisiones más importante de Europa en 2025.

La distribución urbana de mercancías quedará excluida de estas limitaciones, si bien el sector tendrá que ir renovando sus vehículos contaminantes de forma gradual.

Para promover ese cambio de flota, se ofrecerá una línea de ayudas de 10 millones de euros anuales para los vehículos de mercancías que circulen por la ciudad y sean grandes generadores de emisiones contaminantes.

Por otro lado, está prevista la creación de centros logísticos para la distribución de la última milla. Así, en el distrito de Canalejas se instalará un hub logístico innovador que servirá de experiencia piloto para habilitar otros espacios que contribuyan a mejorar la eficiencia en el reparto.