Maersk ha realizado una inversión sin determinar en el capital de la californiana WasteFuel para desarrollar la producción de biometanol verde en América y Asia, apenas tres semanas después del anuncio de un acuerdo de suministro de metanol en Europa.

La operación permitirá a WasteFuel, según la naviera danesa, desarrollar biorrefinerías de última tecnología para producir combustibles sostenibles a partir de desechos irrecuperables que de otro modo se degradarían y liberarían metano, así como otras emisiones contaminantes a la atmósfera.

El grupo naviero considera que el biometanol verde es uno de los combustibles más prometedores de cara al futuro, ya que, en su opinión, desempeñar un papel importante en la descarbonización de las cadenas de suministro para los próximos diez o quince años.

WasteFuel también está desarrollando proyectos en Asia y América, incluida una biorrefinería en Manila, capital de Filipinas, para producir combustibles bajos en carbono.

Así mismo, el movimiento empresarial también incluye que Morten Bo Christiansen, vicepresidente y director de descarbonización de Maersk, se incorpore a la junta de WasteFuel.

Mediante esta iniciativa, ala naviera impulsa la descarbonización de las cadenas de suministro globales para 2050 a través de la colaboración y las inversiones en proyectos innovadores principalmente.