Tras varias jornadas de «rumores» y análisis de varias consultoras sobre la posible venta de Hamburg Süd, Maersk Line y el Grupo Oetker han informado este jueves 1 de diciembre del acuerdo alcanzado entre ambos, por el que el operador danés compra la naviera al conglomerado alemán. 

La operación, que aún debe ser aprobada por las autoridades regulatorias competentes, fortalecerá a Maersk Line como primer operador del mundo en el transporte marítimo de contenedores, donde alcanzará una cuota del 18,6%, muy por encima del 13,4% que tiene MSC, su más inmediato competidor aunque socio en la 2M.

Con los activos de Hamburg Süd, que también integra la naviera chilena CCNI y la brasileña Aliança, la flota operada por Maersk ascenderá a 741 buques con 3.764.000 TEUs de capacidad. De esta flota, el 42% de los buques serían propios y el 58% restante arrendados. A estos se sumarán en un futuro los 35 buques con casi 400.000 TEUs que ambos operadores tienen ordenados. 

La flota de Maersk se verá rejuvenecida, ya que los 611 buques que opera actualmente tienen una edad media de 9,2 años, mientras que los 130 de Hamburg Süd tienen seis años de media, por lo que la flota conjunta se sitúa en 8,7 años.

El operador danés desvelará los detalles de la transacción en el segundo trimestre de 2017 y espera cerrar la integración a finales de 2017. No obstante, sí que se ha desvelado hoy que tanto Hamburg Süd como sus filiales sudamericanas conservarán su marca propia.