A la espera de que la familia Oetker, propietaria de la naviera Hamburg Süd, se pronuncie al respecto de los «rumores» de los últimos días sobre la posible venta de la naviera, desde Alphaliner sitúan como potenciales compradores de la misma a CMA-CGM y a Maersk Line, operador que ya había sido mencionado en las informaciones de The Wall Street Journal.

Según señalan desde la consultora, los 5.000 millones de dólares (4.700 millones de euros) que el Grupo Oetker podría estar pidiendo por la naviera que genera el 49,5% de su facturación sería el principal escollo que encuentra su venta.

Especulaciones al margen, el valor de los activos de la naviera ascendía a 2.190 millones de dólares (2.056 millones de euros) a finales de 2015, según los informes de contabilidad del Grupo Oetker. Además, el operador acumula muy poca deuda y, según los expertos, cualquier comprador potencial deberá abonar una importante cantidad para adquirir la naviera, ya que una oferta «non-cash» no sería apetitosa para el propietario. 

Esos potenciales compradores son, según Alphaliner, CMA-CGM y Maersk Line. La adquisición por parte de la naviera francesa le situaría como el segundo operador del mundo por encima de MSC, al elevar su cuota de mercado hasta el 13,8% del transporte marítimo de contenedores de todo el mundo. Actualmente, CMA-CGM tiene una cuota del 10,9%, mientras que la de MSC asciende al 13,4% y la de Hamburg Süd se sitúa en el 2,9%.

evolucion-de-la-capacidad-operada-por-hamburg-sud-y-sus-potenciales-compradores

Con 499 buques operativos, 140 de ellos propios, y 24 en cartera, CMA-CGM tiene una capacidad de 2.250.000 TEUs. Si se suman los 600.000 TEUs en 117 buques de Hamburg Süd, el operador francés superaría los 2.780.000 TEUs que MSC desplega actualmente en 489 buques.

Por su parte, Maersk Line, que opera actualmente 632 buques, de los cuáles 263 son propios, alcanzaría una cuota de mercado del 18,3%, y una capacidad de 3,8 millones de TEUs. 

Razones para la venta

Según los expertos, la familia Oetker había sido previamente incapaz de llegar a un consenso sobre si vender la naviera o no. No obstante, las cada vez más difíciles condiciones en el comercio Norte-Sur y la desaparición de operadores medianos pueden haber llevado a los miembros de la familia a reconsiderar sus posiciones.

Aunque el Grupo Oetker solo hace públicos los datos de facturación y no el resultado neto de la compañía, los ingresos por transporte marítimo demuestran que la facturación de la naviera ha venido disminuyendo desde 2013. Estos ingresos fueron de 6.400 millones de dólares en 2013, 6.320 millones en 2014 y 6.260 millones de dólares en 2015.

Desde Alphaliner aseguran que la decisión de vender o no «ha de ser tomada rápidamente, ya que Hamburg Süd corre el riesgo de quedar rezagada por la ola de consolidación que viven las compañías competidoras».