Maersk sigue apuntalando sus servicios con el objetivo de convertirse en un proveedor integral de servicios logísticos, con un control total de las cadenas de suministro, por complejas que sean.

Ahora, el grupo danés ha puesto en marcha Maersk Flow, una plataforma tecnológica para un control integral de la cadena de suministro, destinado a sus clientes de tamaño pequeño y mediano, y destinado a simplificar su gestión logística.

La solución mejora la visibilidad de procesos críticos de la cadena de suministro y garantiza que el flujo de bienes y documentos se realiza según lo planificado.

De igual modo, el desarrollo también reduce el trabajo manual y los errores, mientras que al tiempo proporciona a los profesionales un gran volumen de datos actuales destinados a mejorar la gestión de la cadena de suministro.

El nuevo servicio de la naviera está destinado a simplificar la complejidad que han ido ganando las cadenas a escala global, concentrando en un mismo sistema diferentes funcionalidad que se venían gestionando de manera manual a través de hojas de cálculo, correos electrónicos y llamadas telefónicas, algo que ha ido reduciendo la visibilidad y el control de las operaciones, algo que se traduce en reducción de ventas o en incrementos de costes.