Makro ha puesto en marcha su propio sistema de gestión de pedidos de comida a domicilio para la hostelería, con la intención de extenderlo en próximas fechas a nuevas zonas de España, así como en otros países.

El servicio ofrece reparto domiciliario con una suscripción mensual para mejorar la rentabilidad de bares y restaurantes, muy impactados por la crisis del coronavirus, según la compañía, y les permite la posibilidad de gestionar su propia plataforma de pedidos de manera independiente.

Esta nueva funcionalidad con vocación interancional se ha probado en más de 30 restaurantes de Madrid y Barcelona, de tal manera que más de la mitad de todos ellos ya tienen el sistema activado y operativo al 100%.

Así mismo, tras el lanzamiento actual de la iniciativa, la cadena mayorista tiene la intención de continuar expandiendo esta solución a otras zonas del país, con un foco especialmente centrado en Sevilla y Valencia.

De igual modo, también está previsto que en los próximos meses se incorpore el botón de pedidos de Google para dar visibilidad a la plataforma en los canales digitales de los bares y restaurantes, mientras que, por otra parte, Makro ha cerrado acuerdos estratégicos con empresas de diferentes regiones que ofrecerán condiciones preferentes a sus clientes de hostelería.