La adopción de combustibles marinos con bajas o cero emisiones de carbono es fundamental para alcanzar los objetivos de emisiones que ha fijado la Organización Marítima Internacional para 2030 y 2050.

En este contexto, MAN Energy Solutions ha firmado dos Memorandos de Entendimiento para el uso de amoniaco y metanol como combustibles marinos.

El primero, tal y como explican desde Anave, se ha firmado con la alemana Hartmann Gas Carriers, su brazo comercial GasChem y la holandesa OCI, según el cual esta última fletará a Hartman y GasChem buques propulsados por motores de amoniaco desarrollados por MAN.

El segundo corresponde a un acuerdo entre el fabricante y la naviera Eastern Pacific Shipping, EPS, en el que también participa OCI, para adaptar buques nuevos y otros existentes de EPS al metanol y el amoniaco.

En la actualidad, MAN cuenta con un motor de dos tiempos alimentado por metanol, un líquido intercambiable con la mayoría de los productos refinados en tanques y tuberías, lo que le permite usar la infraestructura de abastecimiento existente.

Además, espera entregar el primero propulsado por amoniaco en 2024. En ambos casos, el principal problema de su uso como combustibles reside en la producción de amoniaco y metanol verde, que precisará de grandes cantidades de energías renovables, como eólica y solar.