Volkswagen Truck & Bus

En el futuro existirán plataformas comunes para los motores, cajas de cambios, ejes y sistemas de post-tratamiento, que podrán ser modificadas por cada una de las marcas.

MAN y Scania, integradas en Volkswagen Truck & Bus, han sentado las bases para su colaboración en futuros proyectos. El objetivo es que los componentes principales de las diferentes tecnologías de conducción sean desarrollados por equipos de ingenieros de ambos fabricantes.

De este modo, los dos trabajarán en el desarrollo de los componentes, pero incorporarán sus fortalezas individuales, preservando así las dos culturas de empresa y modelos de negocio al mismo tiempo que generarán sinergias que les aportarán ventajas competitivas.

Así, en el futuro existirán plataformas comunes para los motores, cajas de cambios, ejes y sistemas de post-tratamiento, que podrán ser modificadas por cada una de las marcasUno de los dos fabricantes dirigirá cada proyecto, lo que asegura que las necesidades de ambos serán tenidas en cuenta, manteniéndose su individualidad y con competencias claramente definidas.

En concreto, Scania encabezará los proyectos de desarrollo de motores comunes con capacidad para 13 litros, los sistemas de post-tratamiento de los gases de escape, las cajas de cambios para vehículos pesados y los sistemas de control del motor.

Por su parte, MAN será responsable de los motores con capacidades entre cinco y nueve litros, los sistemas de post-tratamiento medianos o pequeños, las cajas de cambios para vehículos medianos o ligeros, y los ejes motores y de tracción.

Sin embargo, en lo que respecta a las factorías, no existirá ningún tipo de traspaso en las funciones de producción. Ambos fabricantes trabajarán para sí mismos, con excepciones en el caso de las cajas de cambios para vehículos pesados, que fabricará Scania en Södertlaje, y la producción de los ejes de tracción, de la que se ocupará MAN en Salzgitter.

En cualquier caso, la distribución de las áreas de desarrollo contribuirá a un incremento de la mano de obra en ciertas áreas, mientras que otras tendrán que ser reestructuradas. Se conservarán todos los puestos de trabajo, aunque los empleados podrán escoger realizar otras funciones o trabajar para la otra marca durante un periodo de entre dos y cuatro años.