En el ejercicio de 2019, Mango ha facturado 560 millones en el canal ‘on-line‘, lo que supone un 26% más que en 2018. Ya entonces, las ventas a través de Internet supusieron el 20% del total de la facturación, pero para 2020, se espera que lleguen al 30%.

El grupo está realizando una fuerte apuesta por el e-commerce y para este año, se ha propuesto aumentar en un 20% los ingresos del canal digital, que se implantará en nuevos mercados, tal y como explican desde La Vanguardia.

Actualmente, está disponible en 85 países, de un total de 110 en los que cuentan con tiendas físicas. Además, la compañía dispone de nueve centros logísticos en todo el mundo para atender los pedidos del comercio electrónico.

En este sentido, también ha aumentado la rotación de productos tanto en la web como en la aplicación, al constatarse que el 79,6% del tráfico que registra la web y el 63,7% de las compras ‘on-line’ se realizar a través de móvil o tablet.

En cuanto a las tiendas físicas, aunque seguirán siendo importantes, tendrán un papel distinto. Serán menos numerosas, pero de mayor tamaño y con nuevos servicios.