El número de portacontenedores que permanecen repartidos a lo largo de la costa del Pacífico esperando para atracar en los puertos de Los Ángeles y Long Beach ha superado ya los 100. La cola de buques, que en concreto suma 101 unidades bien fondeados o esperando en la zona, llega ya a 1.000 millas de la costa, adentrándose incluso en México.

El mes pasado, las autoridades americanas pidieron que los buques que estaban esperando se alejaran unas 150 millas de la costa, pero aunque las vistas han cambiado en la zona, el volumen de portacontenedores sigue en aumento.

De las 101 embarcaciones registradas por el Marine Exchange of Southern California, 30 se encuentran ya fondeados o esperando en la zona del sur de California y otros 71 están navegando a baja velocidad o vagando fuera de la zona de seguridad. Además, las autoridades han tenido que despejar el área que se extiende frente a los puertos de Los Ángeles y Long Beach en previsión de una gran tormenta.

Entre los buques que actualmente se encuentran esperando, se encuentra el Navios Amarillo, de 4.250 TEUs, que dejó el puerto de Busán el 17 de noviembre y se encuentra en aguas mexicanas, con fecha de atraque prevista para el 2 de enero en Los Ángeles, lo que supone un tiempo de tránsito de 46 días.

Ante este panorama, el Maersk Esmeralda, de 13.000 TEUs, que abandonó el puerto de Xiamen hace tres días, permanece fondeado cerca de las costas chinas con fecha prevista de atraque en los Ángeles el día 11 de enero, lo que supone un tiempo de tránsito de un mes.

La delicada situación ha llevado a los puertos de Los Ángeles y Long Beach a aplazar una semana más la aplicación de la nueva tarifa de permanencia por exceso de contenedores, que fija límites a las navieras respecto al tiempo que pueden permanecer los contenedores en las terminales.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px