La división de turismos de Mercedes-Benz ha dado un paso más en su proyecto de reorganización, invirtiendo en la reestructuración de su logística global. Así, en línea con la estrategia de crecimiento «Mercedes-Benz 2020», esta división está ampliando su producción y la red global de proveedores para acercarla a los clientes y a los mercados.

El incesante material de producción que entra en las plantas de Mercedes-Benz y el transporte de los nuevos vehículos procedentes de las fábricas pasará a gestionarse de una forma más centralizada, eficiente y flexible, gracias al nuevo enfoque de la logística que está diseñando la marca.

La atención se centrará en garantizar el suministro de los materiales a las redes globales de producción, la reducción de los inventarios, así como asegurar las entregas a tiempo de los nuevos vehículos en todo el mundo, e incorporar la logística en las redes de producción desde el principio de la cadena.

Este nuevo enfoque se ha presentado durante la inauguración del nuevo Centro de Consolidación de Mercedes-Benz en Speyer, al suroeste de Alemania. Este tipo de centros tendrán un papel importante en la estrategia logística de Mercedes-Benz Cars, ya que asegurarán el suministro de los materiales utilizados en las plantas de la división de todo el mundo.

A partir de ahora, la unidad que gestiona la cadena de suministro a nivel mundial se integrará en la organización central de producción de Mercedes-Benz Cars. Esta unidad incluye responsabilidades como la planificación y gestión del programa de producción global, asegurar la producción de vehículos y de piezas a través de la entrega a tiempo de los materiales necesarios, así como gestionar el transporte mundial de los vehículos, entre otros.

La gestión de la cadena de suministro de esta división emplea a cerca de 7.500 personas, así como a numerosos proveedores de servicios logísticos y de transporte.

Logística de entrada

La complejidad de los productos debido a un mayor número de versiones del motor y una mayor variedad de opciones para personalizarlos están añadiendo presión a las operaciones logísticas. Por ello, se ha invertido en la creación del Centro de Consolidación en Speyer, desde donde se espera garantizar las entregas de piezas y componentes a las tres plantas principales de Mercedes-Benz Cars fuera de Europa, situadas en en China, EEUU y Sudáfrica.

La marca alemana también está planteándose la posibilidad de abrir otros centros de consolidación similares en los próximos años, sobre todo por el crecimiento que se espera en China y Norte América.

Intralogística

Las medidas relativas a la intralogística se centran en la optimización inteligente de los flujos de materiales en las plantas de producción, desde la entrega de piezas hasta la instalación de los componentes en los vehículos. Tal optimización comienza con la planificación de la carga y la logística de la mercancía, que tienen un gran impacto en los costes de la logística de entrada.

Mercedes-Benz Consolidation Center Speyer

Mercedes se plantea la posibilidad de abrir otros centros de consolidación, como el de Speyer en Alemania.

La continua estandarización de los procesos de producción está acompañada por el uso de las nuevas tecnologías, como es la monitorización inalámbrica en tiempo real de las piezas y los envases vacíos, el seguimiento y control de los procesos, o los sistemas de transporte automatizados.

Logística de salida

Las actividades en el área de logística de salida giran en torno a la reestructuración de la red global de transporte con el fin de prepararla para el aumento significativo de los volúmenes de unidades en las plantas de todo el mundo, y por lo tanto, garantizar la entrega flexible, sin daños, y eficiente, de los vehículos a cualquier parte del mundo.

Dentro de este área, se acaba de dar luz verde a la construcción de un nuevo centro en un puerto del Mar Adriático, con el objetivo de utilizarlo para exportar turismos a Asia.