En su apuesta por un transporte sostenible que le permita seguir reduciendo su huella de carbono, Nokia utilizará los vuelos de carga libres de emisiones que realizan Lufthansa Cargo y DB Schenker para gestionar sus envíos.

Durante todo el programa de vuelos de invierno, entre finales de octubre y finales de marzo de 2022, la empresa de telecomunicaciones utilizará su conexión semanal entre Frankfurt y Shanghái, que es la única dedicada a carga que se realiza al 100% con combustible sostenible para la aviación, SAF, producido en este caso a partir de aceite de cocina usado.

Esto supone un ahorro de 174 toneladas de queroseno cada semana, por lo que a lo largo del verano se ha conseguido una reducción total de 20.250 toneladas de dióxido de carbono equivalente. Además, en el programa de invierno, se espera un ahorro de 14.175 toneladas.

Nokia utilizará la ruta para enviar un volumen de 10 toneladas semanales de equipos de conexión y otros dispositivos electrónicos desde unas instalaciones de Shanghái hasta su hub europeo de Tilburg, en los Países Bajos.

El contrato cubre tanto el transporte aéreo como el terrestre de las mercancías, con combustibles sostenibles, utilizándose SAF para el transporte aéreo y HVO para el transporte terrestre.

El SAF utilizado es producido por el productor finlandés Neste, que pretende aumentar su producción de Neste MY hasta los 1,5 millones de toneladas anuales para finales de 2023.