El Consejo de Ministros ha aprobado en su última reunión de esta misma semana la Hoja de Ruta del Hidrógeno.

Con esta iniciativa se pretende impulsar el despliegue de esta energía, que será clave para que España alcance la neutralidad climática, a juicio del Gobierno, con un sistema eléctrico 100% renovable, no más tarde de 2050.

El Ejecutivo estima que el desarrollo del hidrógeno renovable incentivará la creación de cadenas de valor industrial innovadoras en nuestro país, el conocimiento tecnológico y la generación de empleo sostenible, contribuyendo a la reactivación hacía una economía verde de alto valor añadido.

La Hoja de Ruta anticipa una visión de cuál será el papel del hidrógeno en las siguientes tres décadas, de manera que se fomente la cadena de valor innovadora, el conocimiento aplicado de la industria, el desarrollo de proyectos piloto a lo largo del territorio nacional y el apoyo a las zonas de transición justa.

Así mismo, el documento también establece objetivos nacionales de implantación del hidrógeno renovable a 2030, incluyendo cuatro gigavatios de potencia instalada de electrolizadores, así como un hito intermedio para 2024, consistente en contar con una potencia instalada de entre 300 y 600 MW.

Según los registros oficiales, a consecución de los objetivos a 2030 que refleja la Hoja de Ruta facilitarán posibilitará reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 4,6 millones de toneladas equivalentes de CO2.