JSV pone en marcha el próximo 8 de junio su nuevo servicio que unirá los puertos de Barcelona y Marsella con los enclaves turcos de Gebze y de Ambarli, con tiempos de tránsito reducidos y agilización en los plazos de recepción de mercancías.

En concreto, la compañía espera enlazar el enclave barcelonés en tráficos de exportación con un tiempo de viaje de seis días, que queda en cuatro para el servicio desde el recinto marsellés, así como de cuatro días desde Gebze y cinco desde Ambarli en retornos de importación hacia la Ciudad Condal.

Así mismo, la nueva línea permite agilizar los plazos de recepción de mercancías en los puertos, ya que permiten recibir cargas con solo 24 horas de antelación.

En este nuevo servicio, la naviera ofrece su catálogo de contenedores especiales y de gran capacidad, compuesto por más de 50 tipos, que se adaptan a las características de cada tipo de mercancía.

De esta manera, permiten transportar productos siderúrgicos tan dispares como las bobinas o los extralargos, hasta los contenedores portacoches especiales, las cisternas y graneleros, los reefer de 45’ para temperatura controlada, o los altos para mercancías de gran volumen, entre otros.