El comercio electrónico tira del negocio de paquetería.

El calendario ha apretado las entregas de paquetería en 26 días hasta Navidad.

El calendario tiene sus cosas y en este 2019 se ha dado el caso en los Estados Unidos de que el Día de Acción de Gracias, una de las citas más familiares del país, se ha trasladado a la última cita posible antes de las navidades.

Esta circunstancia provoca que los festivos se hayan agrupado al máximo, con lo que la campaña de compras se ha acortado y está obligando a las empresas de paquetería a trabajar aún más a contrarreloj para intentar sacar los envíos a tiempo.

De este modo, las paqueteras norteamericanas se ven obligadas a gestionar más de 2.000 millones de envíos en un período de tan solo 26 días, lo que implica una media diaria (contando sábados y domingos, dado que las más importantes empresas del país ofrecen servicios los siete días de la semana) de más de 76,9 millones de pedidos diarios.

En concreto, UPS estima que tramitara cada día una media de 32 millones de paquetes hasta final de año, para superar en un 5% el registro máximo de 2018. Al tiempo, FedEx calcula que ha movido el pasado lunes, el ‘Cyber Monday’, un total de 33 millones de paquetes y habría doblado sus volúmenes tanto el martes como el miércoles de esta misma semana.

En línea con estos brutales registros, Amazon confirma que el 2 de diciembre de 2019 se ha convertido en su mayor jornada de ventas hasta la fecha, con más de 25 millones de pedidos de artículos del hogar que se han producido en todo el planeta entre el ‘Black Friday’ y el ‘Cyber Monday’.