Stena Line ha firmado un acuerdo con el Ayuntamiento y el puerto de Frederikshavn, en Dinamarca, por el que todas las partes se comprometen a impulsar la primera conexión de ferry del mundo completamente libre de combustibles fósiles.

Este servicio, entre Gotemburgo y Frederikshavn, será operado por dos buques ‘Stena Elektra’ propulsados por baterías a partir de 2030. Con unos 200 metros de eslora y una capacidad de 3.000 metros lineales y 1.000 pasajeros, serán los dos primeros ro-pax de su tamaño que no utilicen combustibles fósiles.

Para conseguir su objetivo de reducir en un 30% sus emisiones de carbono para 2030, la naviera necesita no solamente reforzarse con buques de baterías, sino también infraestructuras ‘on-shore’, como instalaciones de recarga, que deben desarrollarse en paralelo.

Según el acuerdo firmado, el puerto de Frederikshavn garantizará la infraestructura necesaria en la instalación y sus alrededores, para que todo esté a punto en lo que corresponde a la parte danesa de la ruta.

En este sentido, Stena ha puesto en marcha recientemente la iniciativa Tranzero junto a Volvo, Scania y el puerto de Gotemburgo para reducir las emisiones de CO2 en la instalación en un 70% en 2030.

Además, ya en 2018 dio los primeros pasos en el ámbito de las baterías, con el desarrollo del buque híbrido de batería ‘Jutlandica’, que opera en esta misma línea, en la que ha logrado una reducción de 1.500 toneladas de CO2 al año, el equivalente a las emisiones anuales de 600 vehículos de pasajeros.