La principal esperanza en encontrar un relevo a largo plazo para el gasóleo en los transportes de larga distancia parece depositada en el hidrógeno.

Así pues, cada vez son más los proyectos piloto que se centran en el desarrollo de pilas de combustible para diferentes usos.

Uno de ellos es el que la Unión Europea desarrollará y operará un camión de basura con celdas de combustible de PowerCell Sweden AB para la empresa sueca de gestión de residuos Renova AB que trabaja para la ciudad de Gotemburgo.

PowerCell ha creado un camión eléctrico para la recogida de basura que funciona con una celda de combustible para alimentar un motor eléctrico a bordo y un compactador de basura.

Los camiones con pilas de combustible de hidrógeno tienen una autonomía comparable, tiempo de reabastecimiento de combustible y capacidad de carga útil que los camiones con motor diésel, mientras producen menos ruido y emiten vapor de agua, lo que supone una ventaja cuando operan en áreas residenciales.

El proyecto abarca más de cuatro años e implica la introducción de camiones de basura de celdas de combustible en varias ciudades de Europa, con el fin de acelerar la implantación de esgta tecnología en una actividad que opera en rutas fijas diarias, por lo que son ideales para probar la tecnología de celdas de combustible.