En un segmento del e-commerce en el que el porcentaje de devolución es mucho más elevado que en otros productos, el de la moda y el textil, Amazon ha vuelto a tomar la delantera sobre sus más directos competidores.

El gigante del e-commerce está desarrollando un nuevo servicio ‘Prime Wardrobe’ por el que un comprador puede elegir entre tres y 15 prendas para probárselas en casa, pudiendo devolverlas una semana después sin ningún compromiso y de forma totalmente gratuita.

Mientras algunas voces del sector logístico reiteran una y otra vez que se está malacostumbrando al cliente con las entregas y las devoluciones gratuitas, Amazon fuerza una vez más el paso, y lanza un nuevo producto que parece fomentar las devoluciones e incrementar el coste de la logística inversa. Aunque en verdad, nada más lejos de la realidad.

El comprador no pagará ninguna prenda hasta que se la quede, y el paquete viene con una etiqueta prepagada para la devolución. De esta forma, al aglutinar y promover en un mismo envío la compra de hasta 15 prendas, el operador puede también gestionar la logística inversa de todas ellas en una sola operación. 

Se evitan así compras individuales que generan en muchos casos envíos unitarios de productos en diferentes paquetes. Además, Amazón establece incentivos a la compra, con descuentos de hasta el 20% para aquellos compradores que se queden con más de cinco o más prendas y del 10% para los que adquieran un número menor.