El proyecto ‘Asignat’, arquitectura de gemelos digitales y servicios de aprendizaje automático para la planificación en el transporte terrestre portuario, ha empezado a dar sus primeros pasos.

Se trata de una iniciativa cofinanciada por la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) y la Unión Europea a través del FEDER, coordinada por Infoport Valencia y en la que participa la Fundación Valenciaport y que busca herramientas que faciliten y permitan una mejor toma de decisiones en la operativa del transporte terrestre de mercancías en las cadenas de suministro portuarias.

Gracias a este proyecto, que cuenta con un presupuesto total de 530.000 euros, se espera obtener logros como especificar y desarrollar un sistema de cálculo y actualización en tiempo real del ETA, con información de calidad obtenida tanto a partir de los sistemas de información del transporte como de las plataformas de comunicaciones de a bordo.

También permitirá diseñar y desarrollar herramientas inteligentes basadas en aprendizaje automático para la planificación y asignación óptima de las rutas multimodales, a partir de la recolección y análisis de los históricos de toda la información recopilada de los trayectos.

De otro lado, se pretende implementar un modelo de gemelos digitales de las flotas de vehículos de transporte que permita, estando continuamente conectado con los objetos físicos, actualizar los datos para reflejar los cambios de las variables de los sensores de interés. Estos datos serán utilizados por los algoritmos de aprendizaje automático para la predicción del ETA o la planificación de asignaciones.

Por último, permitirá aumentar el grado de digitalización de los procesos existentes en las empresas de transporte terrestre, obteniendo a su vez un rendimiento óptimo en las operaciones de transporte, permitiendo la visualización de información que ayude a la toma de decisiones, como la previsión de llegada y tiempos de servicio de vehículos a puntos de carga/descarga o la actualización de información de previsión en ruta.

Para ello, se integrarán todas las herramientas y algoritmos en un modelo de arquitectura de servicios, que facilite la interconexión con las diferentes fuentes de datos, así como su compartición en un entorno seguro.