Schmitz Cargobull ha desarrollado, junto al fabricante de neumáticos Hankook, un nuevo servicio para la gestión de la vida útil de los neumáticos. Además, Pneunet, con 280 estaciones de servicio en Alemania, se encargará de proveer servicios de mantenimiento y reparación.

En concreto, Schmitz Cargobull y Hankook han ampliado su contrato de colaboración para ofrecer la posibilidad de elegir, con los nuevos semirremolques, entre un total de nueve tipos diferentes de neumáticos para llantas de entre 19,5 y 22,5 pulgadas dentro del mercado europeo.

A la hora de comprar llantas para los semirremolques hay que tener en cuenta su resistencia a la rodadura y su vida útil de estas. Estos neumáticos de semirremolques son, a menudo, objeto de tensiones únicas, como pueden ser el paso por esquinas cortantes o el desgaste en carreteras que están en mal estado.

Por ello, la resistencia y la capacidad para atravesar tipo de superficies son características importantes para este tipo de neumáticos. Además, la altura de los neumáticos también repercute en la altura del semirremolque y, por ello, en la cantidad de carga que puede transportar.

Servicio de asistencia técnica

Además, como parte de la estrategia, Schmitz Cargobull trabaja con su socio, Pneunet, para proporcionar a los operadores de la flota una amplia gama de servicios, como el montaje de los neumáticos, reparación, rediseño, almacenamiento, etc.

Para ello, todos los agentes de Pneunet tienen acceso al sistema de reparación de Schmitz Cargobull (CRS) y utilizan el mismo sistema de facturación. No obstante, el CRS es también un sistema de información que permite supervisar el rendimiento de los neumáticos.

Por último, se han integrado en este servicio los neumáticos de ‘segunda vida’. Los clientes pueden pedir que los neumáticos sean recauchutados o rediseñados para que de nuevo se vuelvan a equipar en los semirremolques. Todos estos servicios, incluyendo la recompra de la carcasa, están disponibles durante todo el ciclo de vida del neumático.