La ‘joint venture’ constituida por las navieras NYK, MOL y K Line comenzará a operar el 1 de abril de 2018 bajo el nombre de Ocean Network Express. El acuerdo alcanzado permitirá integrar sus divisiones de contenedores, incluyendo las terminales con las que cuentan por todo el mundo, salvo las de Japón, donde establecerán su sede.

Su objetivo es extender su influencia con la incorporación de un operador en Singapur, donde también contarán con oficinas. Además, estarán presentes en la región china de Hong Kong y en Londres, así como en la ciudad estadounidense de Virginia y en Sao Paulo, en Brasil.

De este modo, podrán adaptarse mejor a las necesidades de sus clientes, proporcionándoles servicios competitivos de alta calidad mediante la consolidación y mejora de la estructura y red mundial de sus líneas de contenedores.

Desde que informaron de la fusión en octubre, han ido dando ciertos pasos hacia su objetivo, aunque aún siguen pendientes de que se pronuncien las autoridades reguladoras de la competencia.