Jeremy Nixon, consejero delegado de ONE, estima que persiste «una dislocación en la capacidad y la velocidad de las cadenas de suministro entre el sector marítimo y los entornos en el interior».

Como consecuencia, el directivo cree que las limitaciones en las infraestructuras portuarias y en las redes logísticas tierra adentro siguen traduciéndose en retrasos persistentes que afectan a los flujos marítimos, lo que, a su juicio, provoca grandes retrasos y alarga el tiempo de espera de los buques para atracar en los principales puertos de contenedores del planeta.

Nixon asegura que situación es particularmente grave en América del norte, donde la alianza solo está en condiciones de desplegar el 80% de su capacidad.

Además, el consejero delegado de ONE espera que la situación en los puerto seguirá presentando desafíos a nivel mundial durante la mayor parte del presente 2022.

En este mismo sentido, la compañía estima que los tiempos de tránsito tienen un alto grado de impredicibilidad y que, a la vez, el impacto económico de la pandemia también genera incertidumbre, lo que coloca al transporte marítimo de contenedores ante nuevos desafíos operativos que siguen poniendo a prueba las cadenas de suministro globales.
banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px