Ante la incertidumbre imperante por los rebrotes del Covid-19, Palibex ha decidido extremar sus precauciones con el fin de poder afrontar de la mejor manera la recta final de 2020.

Para ello, ha definido un Plan de Contingencia para contener el avance del virus y está realizando una labor de concienciación entre sus empleados y franquiciados para que cumplan rigurosamente con las medidas de prevención, tanto dentro de la empresa como en su vida personal y familiar.

Las nuevas medidas que han adoptado son el teletrabajo para el personal de oficina, el refuerzo y la creación de equipos independientes en la operativa nocturna, o la limitación de los viajes y reuniones presenciales que no sean imprescindibles.

Además, se esforzarán al máximo por mejorar la calidad de los envíos y la atención a sus franquiciados, tal como hicieron durante el estado de alarma. También sigue en marcha el proceso de internacionalización, la apertura de nuevos centros de coordinación o la inversión en desarrollos tecnológicos.

La intención es ser prudentes y responsables, demostrando que se puede seguir luchando por el presupuesto inicial del año. De hecho, los resultados del mes de agosto se sitúan un 11% por encima de los de 2019.