La energía eléctrica ha supuesto hasta un 40% de los costes de las explotaciones frigoríficas en el año 2021, según los datos recabados entre sus asociados por la Asociación de Explotaciones Frigoríficas, Logísticas y Distribución de España, Aldefe.

El ascenso constante del precio de la electricidad ha abocado al sector a una importante reducción del margen de beneficio, llegando a situaciones de pérdidas en los últimos meses. Si la situación continúa, las empresas del sector verán peligrar su viabilidad, ya que no cuentan con el apoyo de la Administración en forma de exenciones de impuestos o ayudas directas para la mejora de la eficiencia energética.

La disminución o la suspensión temporal de su actividad pondría en peligro el empleo que generan, así como la prestación de servicios esenciales como la conservación y el transporte de alimentos y de productos farmacéuticos.

Además, hay que tener en cuenta que el aumento de los costes no puede ser repercutido de manera directa a los clientes, ya que se trabaja con contratos de almacenamiento a precio fijo durante un tiempo determinado. Igualmente, la subida en servicios de almacenamiento y distribución contribuiría a la inflación de la cesta de la compra, perjudicando a las exportaciones españolas de alimentos congelados.

Por otro lado, en un contexto como el actual, las empresas deben retrasar sus proyectos de modernización y mejora en el ámbito de la eficiencia energética, así como los de ampliación de instalaciones.

La bajada del IVA del 21% al 10% en junio de 2021 y la reducción de otras tasas en la factura eléctrica en los dos últimos meses del año, que se ha ampliado hasta abril de 2022, no han impedido que las empresas paguen en 2021 una cuantía mayor que en 2018, el año con la electricidad más cara hasta la fecha.

La factura eléctrica se duplicará en el 2022

En la actualidad, el 50% de la factura eléctrica de las explotaciones frigoríficas corresponde a la recaudación del Estado y las estimaciones más conservadoras apuntan a la duplicación del coste del precio de la electricidad en el mercado mayorista español en 2022, aunque algunas incluso lo triplican.

Por ello, desde Aldefe reclaman de manera urgente la equiparación de la logística del frío a otros sectores industriales en el acceso a las bonificaciones fiscales vinculadas con el consumo de la energía eléctrica y el establecimiento de líneas de ayudas para mantener la viabilidad del sector, garantizar el suministro de alimentos y reducir costes.

Asimismo, si se tiene en cuenta el aumento en el consumo de productos congelados en los hogares del país y su lugar en la balanza comercial exterior, queda clara la importancia de que la sociedad apoye las reivindicaciones del sector en el momento actual, para contrarrestar los efectos de la subida de la energía eléctrica.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px