El Grupo Petit Forestier, que en julio de 2016 firmó un acuerdo de exclusividad para la adquisición de Fraikin, ha renunciado finalmente a la operación después de que la empresa de alquiler de vehículos no haya conseguido el visto bueno a la operación por parte del Tribunal de la Competencia francés.

Las condiciones exigidas por el Tribunal incluían la venta de un número significativo de contratos, vehículos y agencias, con lo que se ponía en peligro el proyecto original. De hecho, el convenio de la oferta de compra exigía un compromiso de prudencia y respeto hacia el negocio de Fraikin, que seguiría desarrollándose como hasta la fecha.

Este planteamiento ponía en valor su modelo empresarial, tanto por su trayectoria como por los resultados obtenidos, ya que ha registrado un saldo neto comercial de 2.182 contratos frente a los 1.407 de 2015 y unas ventas de 663 millones de euros, lo que supone un incremento del 3.1% respecto al ejercicio anterior.

Desde hace 20 años en España

Fraikin está presente en el mercado español desde hace 20 años, en los que ha crecido tanto en resultados comerciales y financieros como estructurales, ampliado su red de servicios y mejorando sus cifras de negocio. En 2016, ha facturado un 12,3% más que en 2015, firmando un 6,3% más de contratos y con un incremento del 8,8% en sus resultados de explotación.

Su objetivo en España es seguir invirtiendo en innovación y desarrollo, así como en todos aquellos aspectos que permitan mejorar su modelo de servicio y su flota de casi 6.000 vehículos.

En los próximos ejercicios, continuará trabajando para avanzar en sus tres segmentos principales: vehículos de temperatura controlada, vehículos secos de alta carga y urbanos, y vehículos especiales para servicios públicos o sanitarios, o recogida de residuos.

También dedicará parte de sus inversiones a la incorporación de nuevos vehículos de bajo impacto ambiental y ecológicos para distintos sectores.