La ruta semanal entre Frankfurt y Shanghái se ha convertido en la primera conexión de vuelo de carga neutra en emisiones de dióxido de carbono, al cubrirse íntegramente con fuel sostenible.

El servicio, llevado a cabo por DB Schenker y Lufthansa Cargo en un Boeing 777F, permitirá ahorrar alrededor de 174 toneladas métricas de queroseno convencional por semana.

Se trata de un paso más cara a lograr cadenas de suministro neutras en emisiones carbono en el transporte de carga aérea, toda vez que el combustible de aviación sostenible se produce principalmente a partir de residuos de biomasa, como aceites vegetales y de cocina ya utilizados.

Cuando se quema en el motor, se libera la misma cantidad de dióxido de carbono que se eliminó durante el crecimiento original de las plantas. Y a su vez, los gases de efecto invernadero producidos durante la fabricación y el transporte del combustible se resarcen con proyectos de compensación sostenibles.

El volumen semanal de este tipo de fuel, equivale a 174 toneladas métricas de queroseno. Sin embargo, por razones técnicas y legales, actualmente no es posible alimentar una aeronave solamente con él.  Actualmente, este fuel sostenible es aproximadamente tres veces más costoso que el queroseno fósil y la cantidad disponible en el mercado es limitada.

Por este motivo, debe mezclarse con queroseno convencional a través del sistema de repostaje del aeropuerto, siendo consumido proporcionalmente por todos los aviones rellenados posteriormente.

En total, se garantizará una neutralidad de gases de efecto invernadero equivalente a 20.250 toneladas métricas durante el programa de vuelos de verano de Lufthansa Cargo y DB Schenker. De esta proporción, alrededor de 16.200 toneladas métricas se evitarán por combustión directa en el motor.