AP GIJON ampliación El Musel_darsena

Puertos del Estado aseguró en sus informes que los trabajos supondrían una inversión superior a los 500 millones presupuestos.

La Audiencia Nacional ha acogido nuevas declaraciones en la investigación de los sobrecostes en la obra de ampliación de El Musel. Por parte de Puertos del Estado, han declarado el director de Recursos y Auditoría, Rolando Lago, la jefa de la división de Proyectos, Ana Lope, y el subdirector de Infraestructuras, Juan Ignacio Grau. También ha prestado declaración el ingeniero José Ignacio Calzada, de la empresa Typsa, como recoge el diario El Comercio.

En el caso de Puertos del Estado, que emitió sendos informes preceptivos, no vinculantes, con motivo de la licitación de la obra, en 2004, y por la modificación de la ampliación, en 2007, los testigos han explicado que en el primero ya reflejaron distintas deficiencias técnicas en el proyecto y alertaron de que tanto el plazo como el coste de la obra estaban «infradimensionados«.

Según aseguraron entonces, los trabajos se prolongarían más de los 48 meses previstos y supondrían una inversión superior a los 500 millones presupuestados. Además, los responsables del organismo portuario han afirmado que advirtieron de la necesidad de realizar distintos estudios y ensayos en 3D.

Así, han indicado que parte de la modificación se debió a los inconvenientes que habían señalado y han recordado que en 2007 tuvieron que emitir otro informe. También han señalado que hasta noviembre de ese año no se les avisó de los problemas que había con el acopio del material pétreo procedente de las canteras.

En este sentido, los técnicos dicen haber aprobado el modificado según lo que les había contado el puerto de Gijón. Por ello, la acusación considera que los sobrecostes y las modificaciones de la obra estaban previstas ya, ya que se les había advertido de las deficiencias y «no se trató de algo sobrevenido«.

Escaso control del material utilizado

En cuanto al ingeniero de Typsa, ha reconocido que no se ejercía un control férreo sobre el material utilizado en la ampliación y su transporte, ya que se pagaría según los metros cúbicos depositados en la obra. Asimismo, ha asegurado que sólo había básculas de pesaje de camiones en las canteras comerciales y que a la entrada del puerto no se pesaba el material.

Conviene recordar que la Oficina de Lucha contra el Fraude (Olaf) estimó que se habían falsificado los pesajes de al menos 68.000 camiones que trasladaron materiales en las obras de ampliación del recinto portuario.

La instrucción continuará el 19 de diciembre con las declaraciones del expresidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Fernando Menéndez Rexach, que lo hará a petición propia, así como el abogado del Estado José María Alcoba, a petición de la Fiscalía Anticorrupción.