Cruises Investment Holding y Royal Caribbean Group, accionistas de Pullmantur Cruceros en un 51% y un 49% respectivamente, han solicitado el concurso de acreedores ante las autoridades españolas. El impacto del Covid-19 ha sido demasiado fuerte para la compañía de cruceros, que no podrá superarlo sin una reorganización, a pesar de los esfuerzos realizados a lo largo de 2019.

Desde el inicio de la pandemia, la naviera tuvo que suspender sus servicios y recientemente ha comunicado que las cancelaciones se mantendrán hasta el 15 de noviembre. Los clientes que se vean afectados tendrán la opción de realizar sus viajes con otras marcas de Royal Caribbean, como Royal Caribbean International y Celebrity Cruises.

En el último ejercicio, la naviera había conseguido los mejores resultados de los últimos 15 años, con un aumento en sus ingresos del 5% hasta los 360 millones de euros. No obstante, arrastraba ciertos problemas económicos desde el año 2018.

Aunque contaba con la liquidez suficiente para atender las obligaciones de estos 12 meses, la paralización total del negocio ha dado la vuelta a sus planes, obligando a los accionistas a tomar esta difícil decisión. En las próximas semanas, se ofrecerán más detalles para informar convenientemente a todos los afectados.