A consecuencia de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, está cambiando la forma en que las mercancías entran y salen del territorio comunitario, y desde el 1 de enero de 2022, las empresas que envían o traen productos de Reino Unido tendrán que cumplir con ciertas obligaciones en materia aduanera.

Clarksons Port Services ha reforzado sus soluciones para ayudar a las empresas a estar preparadas ante los cambios previstos por las autoridades aduaneras en Reino Unido, que exigirán declaraciones aduaneras completas para los envíos transfronterizos.

Independientemente de si se trata de una gran multinacional, un negocio pequeño o un individuo, será necesaria una declaración aduanera que incluya todos los detalles del envío para cualquier mercancía importada.

El Gobierno británico eliminó los controles fronterizos a principios de año, cuando el Brexit, combinado con los efectos de la pandemia, amenazaba con bloquear la cadena de suministro entre Reino Unido y Europa continental, pero ahora las empresas sí deben estar preparadas para el final del periodo de transición.

En este sentido, desde Clarksons no creen que el sector esté preparado. Por ejemplo, el servicio para el registro de movimientos de los vehículos de transporte de mercancías, GVMS, debería contar ya con miles de empresas y sin embargo, son muchas menos.

Existe aún mucha confusión acerca de los cambios que supondrá el nuevo escenario, pero no hay ninguna intención de retrasar la implementación de los controles a la importación.

Las declaraciones aduaneras serán obligatorias desde el 1 de enero y si las empresas no están preparadas, no podrán enviar su mercancía hasta que hayan aportado toda la documentación necesaria, lo que supondrá retrasos muy costosos.

Además, si conocen todos los pormenores desde ahora, evitarán el error de pagar menos impuestos de los que corresponden, algo que podría dar lugar a multas y otras consecuencias a posteriori.

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px