Renfe ha transportado durante el séptimo mes de 2017 un total de 1.682.000 toneladas de mercancías, lo que supone un aumento del 9,46% respecto a julio de 2016, según los datos provisionales del Ministerio de Fomento.

A excepción del tráfico internacional en vagón completo, el que menos peso tiene en el total de las mercancías manipuladas por el operador, todos los tráficos han crecido en la variación interanual.

Los tráficos de julio confirman la tendencia alcista experimentada este ejercicio por el operador, que le ha llevado a manipular un 10% más de mercancía en el primer semestre, un crecimiento similar al que experimenta hasta julio.

Del volumen manipulado en el séptimo mes del año, 519.000 toneladas corresponden al tráfico intermodal del operador, que crece un 7,37%, mientras que 986.000 toneladas proceden del tráfico en vagón completo, que incrementa un 9,83%, y las restantes 177.000 toneladas corresponden a tráfico en ancho métrico, antiguo tráfico de Feve integrado en Renfe Mercancías en 2013, que aumenta un 13,76%.

Si se analiza la evolución de los tráficos del operador público por destinos, 1.411.000 toneladas corresponden a tráfico nacional, que crece un 11,43%. En tráfico doméstico, 332.000 toneladas han sido de intermodal (+3,28%); 902.000 toneladas corresponden a tráfico en vagón completo (+14,28%) y las restantes 177.000 toneladas al tráfico en ancho métrico, exclusivamente nacional.

En cuanto al tráfico internacional de mercancías de Renfe, el volumen total asciende a 271.000 toneladas transportadas, que repunta un 0,22% si se compara con julio del pasado ejercicio. El tráfico intermodal ha totalizado 187.000 toneladas, un 15,28% más; mientras que el tráfico en vagón completo aporta 84.000 toneladas al total, con un descenso del 22,57% con respecto al séptimo mes de 2016.

Descensos en toneladas-kilómetro

El tráfico del operador público experimenta variaciones significativas si los datos se analizan en función de las toneladas métricas transportadas por los kilómetros recorridos. De hecho, en esta medida, la mayoría de los tráficos del operador descienden.  

Así, en julio de 2017, el tráfico de Renfe ha alcanzado los 552.000.000 tn/km, incluyendo los tráficos en ancho métrico, lo que supone un descenso del 2,26% si se compara con los resultados de julio de 2016.

El tráfico intermodal retrocede un 2,91%, hasta los 193.000.000 tn/km; mientras que las mercancías en vagón completo lo hacen un 1,79%, con un total de 346.000.000 tn/km.

En cuanto al tráfico nacional, el total asciende a 454.000.000 tn/km (-1,49%). De esta cantidad, 135.000.000 tn/km corresponden a intermodal (-5,9%) y 306.000.000 tn/km a vagón completo (+0,76%). El ancho métrico, con 13.000.000 tn/km, cae un 5,01% respecto a julio de 2016.

El tráfico internacional desciende un 5,68% en el séptimo mes de 2017, hasta situarse en 98.000.000 tn/km, con un incremento del 4,95% del tráfico intermodal hasta los 58.000.000 tn/km, y una caída del 17,64% para los tráficos en vagón completo hasta las 50.000.000 tn/km.