A pesar de que en agosto, la división de Mercancías de Renfe anunciaba una reducción del 2,3% en sus pérdidas con respecto a los primeros ocho meses de 2014, en septiembre ha continuado la caída en la facturación por los servicios de transporte de mercancía, con una caída del 4% y un total 177,4 millones de euros hasta el noveno mes de 2015.

No obstante, la filial ha reducido sus pérdidas hasta agosto un 30,1%, consiguiendo un saldo negativo de 29,5 millones, mientras que la división de Fabricación y Mantenimiento también ha recortado en un 68% sus números rojos, que se sitúan en seis millones de euros.

En general, Renfe ha registrado unas pérdidas neta de 26,10 millones de euros al cierre de los nueve primeros meses del año, lo que supone recortar en un 83,2% los ‘números rojos’ contabilizados el ejercicio anterior gracias al aumento de los ingresos por tráfico de viajeros en AVE, y al recorte de los gastos y los costes financieros.

La compañía ferroviaria pública avanza así en la consecución de su objetivo de superar las pérdidas y lograr en 2016 el primer beneficio de su historia.

En cuanto a los nueve primeros meses de 2015, Renfe ha contabilizado ingresos de 2.271,5 millones de euros, un 3,2% más, impulsados por el crecimiento del 3,7% que registraron los derivados del tráfico de viajeros en tren, que ascienden a 1.504,8 millones.

Del lado de los gastos, la operadora ha logrado contenerlos (+0,2%) en los 2.053 millones, gracias a la disminución de los de personal, su principal partida de costes, y los de los servicios de a bordo, que compensó el mayor gasto en energía.

El canon a Adif sube un 1%

El canon que cobra Adif por utilizar las vías, las estaciones de tren y otras infraestructuras ferroviarias ha supuesto a Renfe un monto de 462 millones de euros hasta septiembre, un 1% más que hace un año.

De esta forma, la operadora disparó un 45,3% su beneficio bruto de explotación, Ebitda, que a cierre de septiembre se situó en 218,06 millones de euros.

Renfe avanza así en su objetivo de lograr ‘números negros’ mientras lanza el que constituye su primer pedido de nuevos trenes en una década. Esta próxima semana, Renfe prevé licitar su anunciado contrato de suministro y posterior mantenimiento de 30 nuevos AVE, un ‘macropedido’ que asciende a un total de 2.642 millones de euros.