Repsol ha empezado a distribuir combustible marino bajo en azufre adaptado a la normativa de la OMI con cisternas en un total de 15 puertos españoles.

De esta manera, la pertrolera completa un esquema de distribución de este tipo de combustibles en gran parte del país, con el fin de atender una demanda al alza.

Así pues, la petrolera suministra mediante semirremolques cisterna en los enclaves portuarios de Huelva, Cádiz, Algeciras, Tarifa, Sevilla, Málaga, Motril, Almería, La Coruña, Ferrol, Vilagarcía de Arosa, Marín, Vigo, Avilés y Gijón, así como a través de gabarra en las dársenas de Algeciras, Valencia y Barcelona.

Mientras, en otros países, la compañía también distribuye este producto en el recinto peruano de Callao, en Singapur y Panamá.

Con este impulso en el ámbito del suministro combustibles marinos bajos en azufre a las compañías navieras, Repsol da un paso más en su proceso de transición energética, que se ha fijado el objetivo de alcanzar cero emisiones netas en el año 2050.

Para satisfacer la demanda del nuevo combustible, el grupo cuenta con varias refinerías que pueden producir este producto, por esquema de refino y posibilidad de procesar crudos de bajo azufre en un determinado porcentaje, como son las de La Coruña, Bilbao y Tarragona.