La industria de automoción española ha vuelto a reconocer la alta calidad que ofrece el puerto de Santander para sus tráficos y un año más lo vuelve a colocar como el enclave con mejor desempeño logístico para este segmento.

En términos generales, Anfac, en su último informe de valoración logística, correspondiente a 2019, estima que la calidad que ofrecen los puertos españoles en sus servicios logísticos especializados en el ámbito de la automoción ha crecido en 2019 para colocarse en un índice de 4,1 puntos, sobre un máximo de cinco.

Más en detalle, Santander se coloca como el enclave con mejor valoración gracias a una puntuación de 4,3 puntos, la misma que en 2018. Tras el recinto cántabro se coloca el puerto de Pasajes, que incrementa su calidad logística para automoción en 2019 y alcanza una valoración de 4,2 puntos, exactamente la misma que el recinto portuario de Sagunto, que mantiene la misma puntuación que un año antes, cerrando el podio portuario.

El puerto de Tarragona también incrementa la calidad de sus servicios para la industria del automóvil y, con 4,1 puntos, asciende a la cuarta posición

Por debajo, Valencia se coloca en quinta posición con una puntuación de cuatro, la misma que un año antes, mientras que Vigo crece hasta la sexta plaza e iguala el dato del enclave valenciano con cuatro puntos.

De igual modo, Barcelona tampoco varía su puntuación y, con una valoración de 3,9 puntos, se coloca en séptimo lugar, con Málaga en octava posición, con un descenso que le colca en los 3,9 puntos.

Ámbitos de mejora

En términos generales, Anfac estima que este 2019 se han producido en el ámbito portuario, desde el punto de vista logístico, mejoras en la proactividad de las autoridades portuarias, en la agilidad de asignación de zonas de depósito, en la gestión de los trámites aduaneros y en la accesibilidad por carretera.

Por contra, la patronal, estima que aún existe un margen de mejora en la manipulación y estiba de vehículos en trenes y barcos, en la flexibilidad del servicio, que deberá adaptarse mejor a las necesidades de transporte, así como en conectividad ferroviaria, que debe impulsarse aún más, pese a los avances que se han realizado.