La última gran innovación en la fabricación de semirremolques se produjo en el año 2000, cuando Schmitz Cargobull presentó su chasis «galvanizado y bulonado» que simplificaba el proceso de construcción y permitía al fabricante germano, progresar en su filosofía de expansión en nuevos mercados, a través de plantas de montaje.

Ahora, con el nuevo sistema de fabricación se da un importante paso en la flexibilización del proceso. Se trata en definitiva, de dotar de «un alto nivel de estandarización en un sistema modular flexible«.

La inversión de 40 millones de euros, se ha repartido entre los 10 millones correspondientes al desarrollo de la nueva tecnología, que ha llevado dos años y medio de desarrollo, y otros 30 millones para la construcción de la nueva planta y de la maquinaria. Tanto el proceso como la maquinaria estan registrados por Schmitz Cargobull.

A esto habría que añadir otros 100 millones de euros invertidos en la nueva fábrica, cuya construcción acaba de finalizar recientemente en la localidad china de Wuhan y en la que se ha instalado una segunda línea de fabricación, con las mismas características que la de Altenberge, y que está previsto que comience la producción de unidades destinadas al mercado chino en septiembre de este año.

Adios a la soldadura

En esencia se trata de fabricar las vigas de los chasis de los semirremolques en una única pieza, a partir de una pletina de acero, que en un proceso contínuo, mediante un tren de 14 rodillos conforma mediante plegado de alta presión, la viga que ahora pasa a tener un perfil en «Z», frente al tradicional perfil en «doble T» que requería fijar los diferentes elementos mediante cordones de soldadura contínua.

Soporte de la rodadura bulonado

Los soportes del tren de rodadura pasan a fijarse mediante bulones.

El tren de rodillos permite este plegado continuo del material, incluso en las zonas de reducción del ‘alma’ de la viga, si bien durante el montaje del chasis se incorpora un refuerzo en la viga, en la zona del cuello, que va bulonado.

El proceso reduce el tiempo de fabricación en un 60%, no se requiere más de dos minutos y medio por viga, por lo que en cinco minutos se tienen listas las dos vigas necesarias para fabricar el chasis de un semirremolque.

Ya se ha comenzado la producción en la planta de Altenberge y aunque ahora se mantienen las dos líneas de fabricación,  las previsiones son que a finales de 2014, el 75% de los chasis, se fabriquen mediante este nuevo proceso.

Se elimina «totalmente la soldadura» ya que ahora los soportes del tren de rodadura, que iban soldados a los largueros, van bulonados, al igual que el resto de los componentes del chasis.

Pieza de refuerzo en el cuello de la viga

Pieza de refuerzo que se monta en el cuello de las vigas para la sujección de las patas de apoyo.

Además, el proceso completo se ha estandarizado, permitiendo pasar de unos 280 modelos y variantes diferentes de vigas que se utilizaban anteriormente, a tan solo 20 tipos de vigas fabricadas mediante el nuevo proceso. Esto ha permitido también, reducir el stock en un 30%.

Schmitz Cargobull también ha presentado la nueva generación de semirremolque con carrocería de lonas, denominado «GENIOS», que incorpora el nuevo chasis modular: bulonado, galvanizado y basado en el nuevo concepto de viga de una pieza y conformada en frío, sin soldadura.