scoobic-sil-2018

El nuevo Scoobic ofrece una autonomía de hasta 300 kilómetros.

Los repartos de última milla siguen siendo un quebradero de cabeza para muchas empresas, que tratan de encontrar soluciones flexibles y eficaces al crecimiento del e-commerce, que cumplan con las cada vez más estrictas normativas medioambientales, especialmente en el centro de las ciudades.

Para dar respuesta a estas necesidades, ha nacido Scoobic, un nuevo concepto de vehículo 100% eléctrico, que revolucionará las entregas urbanas y que ha sido presentado en la II Edición de eDelivery, que se celebra de forma paralela al SIL 2018.

Definido como ‘000 emisiones’, ha sido diseñado para generar cero humos, cero atascos y cero ruidos, aúna la agilidad y rapidez de una moto con las mismas posibilidades de una furgoneta, dado que su capacidad alcanza los 1.000 litros y 750 kg.

Su tiempo de carga es mínimo, ya que funciona con baterías extraíbles e intercambiables, y ofrece una autonomía de hasta 300 kilómetros. Por otro lado, puede transformarse con facilidad en una transpaleta eléctrica, garantizando incluso el acceso a las calles peatonales.

Además, integra un sistema de aspiración de partículas en suspensión, capaz de emitir aire limpio. Uno de estos vehículos puede por sí solo limpiar y filtrar más de 20.000 m³ de aire en ocho horas de reparto.

Sin embargo, el fabricante no ha querido quedarse ahí y ha incorporado a cada unidad un desfibrilador, con el que los repartidores podrán atender a personas que hayan sufrido un ataque cardíaco, una vez sean avisados a través de una ‘app’ desarrollada al efecto.

La intención de sus desarrolladores, que se ocuparán de la producción en la localidad sevillana de Dos Hermanas, es buscar la colaboración de las autoridades para extender el uso de esta solución, de modo que no solamente se reduzcan la contaminación y el tráfico, sino que también pueda protegerse la salud de los ciudadanos.