El que avisa no solo no es traidor, sino que, además, merece que se le agradezca la coherencia de mantener sus ideas.

En este sentido, poco cabe reprocharle a la Dirección General de Tráfico que esté tramitando, como refiere Fenadismer, un nuevo proyecto de restricciones a la circulación de camiones para prohibir de manera permanente que los camiones de cuatro o más ejes puedan circular por la N-340 entre los municipios castellonenses de Peñíscola y Torreblanca.

Esta medida, basada en cuestiones de seguridad vial para los municipios por los que cruza la carretera convencional, supondrá el desvío obligatorio de los vehículos pesados a la autopista de peaje AP-7, con el fin de evitar un tramo restringido de aproximadamente 30 kilómetros de longitud, que se suma a los 180 kilómetros de la misma carretera nacional por los que tampoco pueden circular los camiones desde el pasado mes de agosto.

Así mismo, se espera que el Ministerio de Fomento apruebe mediante el Real Decreto un plan de bonificaciones de entre sólo el 42 y el 50% del importe del peaje según el tramo que se recorra en cada caso, para compensar a los transportistas por los desvíos obligatorios a la autopista de peaje.