La actividad sigue creciendo en la Terminal de Contenedores de Miranda. En poco más de un año, desde que en octubre de 2018 llegara el primer tren con contenedores procedentes de la terminal Best del puerto de Barcelona, se ha consolidado su tráfico regular con un movimiento de cuatro trenes semanales.

Se trata de un servicio directo, eficiente y medioambientalmente sostenible, que permite la conexión con líneas marítimas hacia cualquier punto del mundo.

Además, TCM cuenta con capacidad suficiente para seguir ampliando estas conexiones con otros puertos peninsulares y con Europa. Por eso, ya en el diseño inicial estaba prevista la posible construcción de otros dos ramales de vías.

En las últimas semanas, se ha iniciado un nuevo tráfico de productos siderúrgicos con Portugal, ya que la terminal dispone de las instalaciones, maquinaria y personal adecuados para realizar las operativas con este tipo de mercancía.

La instalación ofrece las prestaciones de un centro logístico con terminal ferroviaria propia, por lo que se ha convertido en un espacio idóneo para la implantación de todo tipo de empresas.

Seur ha instalado en este entorno un centro aduanero y están disponibles casi 100.000 m² para la construcción de naves o infraestructuras a pie de vía, con las ventajas que esto supone en cuanto a rapidez, reducción de costes y aprovechamiento de sinergias.

La primera fase de la terminal de Miranda ha supuesto una inversión de unos cuatro millones de euros, que se han invertido en la adquisición de los terrenos, la construcción del primer tramo de vía, de 700 metros lineales, el acondicionamiento de las campas, y las instalaciones de saneamiento y suministros.

En el futuro, se está contemplando ampliar la zona de operaciones y construir dos nuevos tramos de vía.