El mercado español inmologístico parece blindado frente a los efectos de la crisis sanitaria si se observa la bulliciosa actividad inversora que sigue produciéndose en lo que llevamos de 2020.

En este marco de febril actividad, Segro está negociando la compra de ocho activos logísticos, ubicados en Madrid y Barcelona, las dos principales zonas de actividad del sector.

Las negociaciones se centran en inmuebles localizados en los municipios madrileños de San Fernando de Henares, Villaverde y Paracuellos, así como en las localidades barcelonesa Tarrasa, Palau, Viladecans, Cerdañola y Poliñá.

En mayo de este mismo año, la socimi británica Segro ha afianzado su posición a nivel nacional con cuatro operaciones, una de ellas correspondiente a un llave en mano, situadas en la primera corona de Madrid y Barcelona, que suman en su conjunto un total de 92.000 m².

Antes de esta reciente operación sobre ocho nuevos activos, la cartera de la compañía en España ha alcanzado los 440.000 m² y está valorada en los 400 millones de euros, si bien ya prevé incrementar sus inversiones hasta los 1.000 millones en los próximos tres años.

Su objetivo es crecer poniendo el foco en activos de calidad y priorizando las localizaciones estratégicas para crear una cartera de inmuebles de distribución urbana y logística de alto valor añadido para pymes y grandes empresas.