Intermodal tren vagones cerrados en el puerto de Bilbao

Desde ESC, creen que aún es preciso constatar las ventajas del transporte multimodal, aunque apoyan la reducción del tráfico y el nivel de emisiones.

La Comisión Europea está decidida a reducir las emisiones de CO2, el tráfico y la polución para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos europeos y alcanzar los objetivos fijados por el Acuerdo de París. Al mismo tiempo, quieren asegurarse de que el transporte en Europa es totalmente seguro y de que su industria sigue siendo competitiva a nivel global.

La Comisión de Transporte ha llamado a 2018 el año de la multimodalidad. El transporte multimodal, consistente en el uso de varios modos diferentes durante un mismo trayecto, puede aplicarse tanto al transporte de carga como al de pasajeros y en ambos casos se verá impulsado por la digitalización.

El objetivo es aprovechar las ventajas de las diferentes variantes, como la conveniencia, la velocidad, los costes, la confianza o la predictibilidad, y ofrecer soluciones más eficientes que puedan aliviar la congestión en las carreteras y contribuir a un transporte más sostenible, seguro y eficiente.

De esta manera, la mercancía se cargaría en unidades intermodales, como contenedores, cajas móviles o semirremolques, lo que haría el transbordo entre los diferentes modos mucho más rápido y sencillo. La contenerización es necesaria para poder avanzar en la intermodalidad, a través de trenes, conexiones marítimas internas y transporte marítimo de corta distancia.

Iniciativas europeas para impulsar la multimodalidad

A lo largo del año, desde Bruselas se pondrán en marcha una serie de iniciativas legislativas y políticas para promocionar la multimodalidad, centradas en la digitalización de los documentos de transporte y la creación de nuevos sistemas de información, el uso de incentivos económicos y la puesta en marcha de un estudio sobre la internacionalización de los costes externos.

Ya en mayo de 2018, comenzará el proceso de digitalización a partir de ciertas iniciativas incluidas en el tercer paquete de movilidad, como la creación del documento electrónico único de transporte.

Además, se utilizarán los mecanismos Conectar Europa, Horizonte 2020, el Marco Financiero Plurianual y el programa FP9 de investigación e innovación para apoyar la multimodalidad. La Comisión ya ha publicado un análisis sobre la carga impositiva en el transporte, que resultará clave para tomar las decisiones adecuadas en este aspecto.

Desde la Asociación Europea de Cargadores, ESC, reconocen que es necesario poner en marcha estos cambios para poder reducir la congestión en las carreteras y el nivel de las emisiones, pero creen que aún es preciso constatar las ventajas del transporte multimodal para los cargadores y garantizar que si se aplican ayudas para ciertos tipos de transporte, sean solamente temporales.