La japonesa SMC, especializada en la fabricación de soluciones para la automatización industrial, duplicará la superficie de su sede central en la península ibérica, ubicada en el polígono industrial de Júndiz de Vitoria.

La compañía prevé invertir 20 millones de euros en unas obras que darán comienzo en las próximas semanas y está prevista su finalización en un plazo de dos años.

La compañía cuenta en estos momentos con unas instalaciones en la capital vasca que ocupan una superficie útil construida de 10.000 m² y que se verá incrementada en casi un 60%, con el fin de afianzar su modelo de negocio.

Tras dos años de trabajo, la nueva plataforma incorporará medidas de sostenibilidad relacionadas con la eficiencia energética, en el consumo de agua, así como con la elección de materiales y la calidad ambiental del activo.

De igual modo, la ampliación permitirá aumentar la capacidad de producción, así como lograr una fabricación flexible y personalizada, al tiempo que se incrementar la capacidad logística de la compañía nipona, con la incorporación de una mayor superficie de almacenamiento.