El Grupo de Medio Ambiente de la Autoridad Portuaria de Tarragona ha celebrado una reunión telemática, a la que han asistido más de 20 empresas de la comunidad portuaria, para dar a conocer el nuevo Plan de Sostenibilidad Agenda 2030 aprobado en julio.

A través de él, se pretende reducir la huella de CO2 en un 99% de cara a 2030, fecha para la que se deben cumplir los 23 objetivos fijados, que llevan aparejadas 82 acciones.

El presidente del puerto, Josep Mª Cruset, ha presentado esta iniciativa, que permitirá una transición hacia un crecimiento económico más sostenible y cuenta con medidas efectivas y realistas para poder avanzar hacia la descarbonización de las actividades del puerto, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

En la segunda parte de la reunión, se ha informado de las bonificaciones ambientales que se aplican a cambio de la implantación de mejoras medioambientales por parte de las empresas.

En 2019, estas bonificaciones tuvieron un valor de 916.674 euros y se aplicaron a 11 empresas por acciones relacionadas con la mejora del tratamiento de las aguas residuales, control de la calidad del aire, instalación de redes anti-palomas en las naves, placas fotovoltaicas y medidas de eficiencia energética.

De cara a 2020, la cifra será muy similar a la del año anterior, con aproximadamente un millón de euros en bonificaciones.