El puerto de Tarragona sigue impulsando la actividad de carga de proyectos con una nueva operativa de embarque para la exportación de siete módulos que componen una planta química con destino el puerto belga de Amberes, realizada esta semana.

Este proyecto ha sido construido de forma modular para ser transportado a Bélgica por mar, aunque antes se ha realizado el montaje final en las instalaciones de muelle de Lérida por por Schwartz-Hautmont para realizar un embarque que se está llevando a cabo en tres jornadas diferentes debido a su gran complejidad y que ha correspondido a Bergé Marítima.

Así pues, durante la primera jornada se han cargado algunos de los elementos auxiliares, en la segunda jornada se ha llevado a cabo el grueso de la operativa con las piezas más importantes, mientras que la tercera jornada ha servido para concluir la operativa con los elementos restantes.

El recinto portuario catalán aprovecha para reforzar su papel en las cargas de proyecto en el Mediterráneo sus grandes explanadas al aire libre que facilitan el embarque directo desde el muelle, así como amplias áreas operacionales y mano de obra especializada, así como un calado de 16 metros de profundidad.