Los productores y retailers del sector de la alimentación necesitan estar seguros de que cumplen en todo momento con las normas de higiene y seguridad necesarias para que los alimentos lleguen a los consumidores en un estado óptimo, además de garantizar un rendimiento más elevado de sus procesos.

Gracias a su presencia global y su servicio local, Tosca, especializado en soluciones de envases reutilizables y ‘pooling’ para cadenas de suministro de alimentación, les proporciona la asistencia necesaria para satisfacer los requisitos de higiene, ahorrando tiempo y recursos económicos mientras reducen su huella de CO2.

Ahora, ha ampliado su presencia en Europa con seis nuevos centros, de los cuales tres se sitúan en Alemania, concretamente en Berlín, Colonia y Stuttgart, y los otros tres en Viena, Amberes y Dublín.

Estas instalaciones, cuyo diseño se basa en su flexibilidad, suman más de 20.500 m² y, dada la proximidad a sus clientes, permitirán reducir los costes de transporte y mejorar la sostenibilidad de las operaciones.

La red actual está formada por más de 50 centros de servicio y se dedica a cubrir las necesidades de lavado e inspección de los envases de los clientes en la cadena logística de alimentos.

En concreto, pueden realizar operaciones de prelavado, lavado en caliente, lavado a alta presión, aclarado en caliente, centrifugado y secado convencional, tanto en productos de plástico de Tosca como en otros envases.

Además, el agua empleada en el lavado se reutiliza y se limpia con el fin de reducir el impacto medioambiental y el coste. Por otro lado, estos centros también ofrecen servicios de inspección y reparación de envases reutilizables.