El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha puesto en marcha el segundo ciclo para la selección de las entidades colaboradoras que participarán en la gestión de las ayudas del programa de eco-incentivo marítimo correspondientes a la convocatoria de 2023.

Con este trámite se eligen a las navieras que operan los servicios marítimos que se subvencionarán con cargo a los fondos europeos de recuperación para incentivar que los camiones se suban a los buques en servicios de carga rodada.

Consecuentemente, las empresas podrán presentar sus propuestas hasta el 27 de enero próximo y serán elegibles los servicios regulares que cumplan una serie de condiciones.

Así mismo, en esta nueva convocatoria se pretende incorporar nuevos servicios elegibles o modificar los existentes, de tal modo que el listado definitivo de los servicios marítimos subvencionables se publicará junto a la convocatoria de 2023.

Presupuesto de veinte millones de euros

Así mismo, esta segunda convocatoria cuenta con un presupuesto de veinte millones de euros y da continuidad a la convocatoria de 2022, en curso, y cuyo plazo para solicitar las ayudas arranca el 1 de abril de 2023.

Los potenciales beneficiarios de los eco-incentivos son empresas o autónomos cargadores, transportistas u operadores de transporte que pagan el flete para embarcar un camión rígido, un remolque o un semirremolque en lugar de utilizar la carretera en parte de su recorrido, cuando exista esta alternativa.

Por su parte, las navieras deberán presentar la documentación por vía telemática a través del portal de subvenciones de la sede electrónica de Mitma hasta el 27 de enero.

Una vez seleccionadas, se firmarán los convenios de colaboración, tras lo cual se publicará la convocatoria que incluirá el listado de servicios marítimos elegibles con su correspondiente eco-incentivo. Las ayudas subvencionarán los tráficos realizados desde el segundo trimestre de 2023 hasta el primer trimestre de 2024.

Con más detalle, los servicios subvencionables deben cumplir los siguientes requisitos, como conectar un puerto español y uno de otro Estado miembro de la Unión Europea, o que el servicio tenga dos o más frecuencias semanales, aunque se abre la puerta a que, de forma excepcional y justificada, se desarrolle una única frecuencia semanal.

De igual modo, se requiere que exista una ruta alternativa de transporte de carretera para la línea, incluyendo aquellas que implican un cruce de canales o estrechos.