Durante su comparecencia ante la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Congreso para informar sobre las líneas generales de la política del Departamento, la ministra Raquel Sánchez avanzó que quiere avanzar, dentro del ámbito portuario, para encontrar una solución definitiva para la estiba.

Así pues, Sánchez ha afirmado que, en un contexto en el que, a su juicio, «la recuperación de los tráficos de mercancías previos a la pandemia ya es una realidad»,«somos conscientes de la importancia del sector de la estiba para España, no solo por su propia relevancia económica y su papel en el comercio de nuestro país, sino también por la necesidad de que se desarrolle en el necesario clima de paz social».

Por ese motivo, la ministra asegura que su Departamenteo sigue «trabajando con el objetivo de dar seguridad jurídica al sector, y muy especialmente en buscar el necesario equilibrio entre el respeto a la normativa de competencia y también la salvaguarda y garantía de los derechos de los trabajadores, verdaderos puntales de un sector esencial para nuestro país».

De igual modo, entre sus prioridades para los puertos, Sánchez también ha citado la sostenibilidad ambiental, dado que pretende conseguir en 2030 una reducción mínima del 50% de la huella de carbono en los puertos, así como un porcentaje de al menos del 50% de uso de energía procedente de autogeneración renovable o de combustibles alternativos neutros en carbono en ese mismo horizonte de 2030.

En esta ínea, la ministra asevera que existen diversas medidas concretas en marcha, que superan los 300 millones de presupuesto, que están incluidas en buena medida dentro del Mecanismo de Recuperación.