El Canal de Panamá tiene previsto realizar labores de mantenimiento de las esclusas de Miraflores entre el 29 de agosto al 29 de septiembre.

Estos trabajos podrían alterar gravemente la capacidad de tránsito del Canal e incluso alargarse durante semanas, con la consiguiente afectación de la navegación en la vía, según un reciente análisis de S&P Global Platts.

Así pues, las empresas que mueven crudo a través de la vía interocénica trabajan para solicitar reservas anticipadas de tránsito, dado que se prevé una disponibilidad limitada y que las solicitudes realizadas en plazos inferiores a los 25 o 30 días podrían no tener una ventana para cruzar el Canal.

En este mismo sentido, se estima que las obras limitarán la capacidad de la vía a 13 tránsitos diarios para graneleros con entre 27,74 y 32,62 metros de manga.

Al tiempo, durante otras labores de mantenimiento realizadas con anterioridad se han registrado retrasos de hasta 14 días para barcos que no habían realizado sus reservas con anterioridad, toda vez que, según S&P Global Platts, en estos momentos existen demoras de unos cuatro días para tránsitos desde el Pacífico al Caribe sin reserva previa.

En la última ventana de mantenimiento del 4 al 17 de julio, se registraron tiempos de espera de entre diez y once días para unos trabajos que se alargaron una semana más del tiempo previsto.

Anteriores retrasos en los tránsitos de las vías han afectado a las rotaciones hacia las costas americanas, con impacto sobre los fletes y la capacidad en el mercado internacional de transporte marítimo de graneles líquidos.

Ante esta situación, muchas navieras optan por utilizar otras rutas con la intención de reducir los costes operativos de sus servicios.